miércoles, 10 de diciembre de 2014

CARTA DE UN DELINCUENTE A SU MADRE Cristian Fernández: El niño condenado a cadena perpetua !!

Foto real del niño: Cristian Fernández
En este tema hablaremos de 2 casos para reflexionar sobre quien es culpable de que un niño sea delincuente: los padres? o ellos mismos; los hijos... Que por una, a varias causas hacen cosas negativas en contra de otros.

El primer caso es una carta presuntamente escrita por un joven delincuente que le escribe a su madre antes de ser ejecutado.

El segundo caso es un suceso verídico de un niño llamado Cristian Fernández y su dramática historia, donde al final les dejo también un vídeo...
Pero bueno, vayamos con el primer caso titulado "El ultimo deseo".

El último deseo

A pocas horas en su celda, esperando ser ejecutado, pidió como último deseo papel y lápiz. Luego de escribir por varios minutos, le dijo a su custodio por favor, entregue esta carta a mi madre.

La carta decía así:

Madre, creo que si hubiera más justicia en este mundo, tanto tú como yo deberíamos de ser ejecutados. ¡Tú eres tan culpable como yo de mi miserable vida!

¿Te acuerdas madre, cuando llevé a la casa aquella bicicleta que le quité a otro niño igual que yo? Me ayudaste a esconderla para que mi padre no se enterara.

¿Te acuerdas madre, cuando me robé el dinero de la cartera de la vecina? Fuiste conmigo al centro comercial y lo gastamos juntos.

¿Te acuerdas madre, cuando botaste a mi padre de la casa? Él sólo quiso corregirme por haberme robado el examen final de mi grado y a consecuencia me expulsaron.

Madre, yo era sólo un niño, luego fui adolescente y ahora un hombre mal formado. Era sólo un niño inocente que necesitaba corrección, y no consentimiento.

Te perdono, y sólo te pido que le hagas llegar esta reflexión a todos los padres del mundo, que sepan que ellos son los únicos responsables de formar, a un hombre decente, o a un vulgar delincuente.

Gracias madre por darme la vida y gracias también por ayudarme a perderla.

Firma ¡Tu hijo, El Delincuente!



Mató a su hermano de dos años a golpes, porque se aburría cuidándolo!

La escalofriante historia de Christian Fernández, el criminal más joven de EEUU.

El niño de 13 años que aceptó haber matado a su hermanastro y se salvó de la cadena perpetua, con lo cual pasará sólo seis años más en la cárcel. Su mamá quedo en libertad.

Cristian Fernández deberá llevar el overol naranja hasta su cumpleaños 19 porque está condenado a pasar su adolescencia tras las rejas. Al menos ya no será toda la vida pues hace poco el juez James Daniel de Jacksonville, Florida dictaminó que debía ser juzgado como lo que es, un niño de 13 años. Cristian nunca ha sido invitado a fiestas infantiles, no ha tenido quien le empuje el columpió en el parque ni quien lo lleve a comer crispetas en el cine porque desde que nació lo único que ha visto ha sido violencia.

Cristian es un niño producto de una violación. Su madre Biannela fue abusada por un vecino mientras su abuela se drogaba en el otro cuarto. A los 14 años se escapó con Cristian de brazos y se fueron a vivir a las calles de Miami donde los encontraron como un par de hermanitos desnudos y sucios. Apenas Cristián pudo entrar al colegio fue expulsado por bajarle los pantalones a uno de sus compañeros y simular un acto sexual. 


Esta fue su primera acusación y apenas tenía tres años. A los once su padrastro le dio una brutal golpiza y luego se suicido enfrente suyo. Hoy tiene trece, es el reo más joven de Estados Unidos, el víctima señalamiento de la sociedad y acaba de superar un proceso de cadena perpetua por asesinar a su hermanastro de dos años.

Después de un año de acusaciones, Cristian se declaró culpable de homicidio involuntario. Fue sentenciado en una cárcel para menores de donde saldrá cuando cumpla 19 años y será puesto en libertad condicional. Por ser acusado de asesinato en primer grado, La Fiscalía había pedido que lo juzgaran como un adulto y por tanto que asumiera una pena de cadena perpetua. “Tenemos que proteger a la sociedad de este individuo.

Aplicar la pena máxima a un niño de 12 años es algo muy triste, pero es la única medida legal que tenemos para asegurar la seguridad de los ciudadanos”, se pronunció la Fiscalía en un comunicado días anteriores.


El 14 de marzo, cuando Biannela regresó de trabajar encontró al pequeño inconsciente y con sangre en los oídos y en la nariz. Cristián le dijo que se había caído de la cama, ella lo limpió y lo acostó. Biannela se puso a descargar música en internet y a realizar operaciones bancarias.

Pasaron las horas y se dio cuenta de que el niño no reaccionaba entonces decidió buscar información en internet sobre los síntomas de un golpe en la cabeza, -esto según documentos que presentó la policía en su investigación-. Finalmente decidió llevarlo a la clínica donde dos días después murió a causa de una fractura en el cráneo.

Biannela había sido condenada a 10 años de cárcel por negligencia y ahora será indemnizada con un crédito por haber pasado dos años en la cárcel esperando la resolución de su proceso. Mientras los fiscales esperaban que recibiera un pena de 15 años, el juez optó por suspender la sentencia y a cambio le ofrecerá ayuda psicológica especializada pues según él, no es considerada un peligro para la sociedad.

Susana pasará noventa días en un refugio de violencia doméstica y dos años en un centro de rehabilitación donde se espera recupere la cordura. Permanecerá en libertad condicional durante diez años bajo la supervisión de una organización local encargada de ayudar a niñas en situación de riesgo.

El juez dijo que ambas condenas se podrían romper en cualquier momento si el hijo o la madre incumplen las condiciones del acuerdo. Cristián no es el único niño en Estados Unidos involucrado en asuntos penales sin embargo llama la atención pues inicialmente fue acusado de asesinato en primer grado y su madre involucrada en el caso por negligencia. Hay quienes dicen que muchas veces la libertad condicional resulta una trampa para los acusados quienes de no tener la suficiente asistencia psicológica podrían reincidir en el delito.

Al parecer las más de 190 mil firmas que fueron recogidas para que Cristian fuera juzgado como un menor de edad tuvieron eco en el Departamento de Justicia. Ahora queda esperar que Cristián Fernández no se convierta en el Jean Valjean de nuestros días, un mártir de la sociedad y víctima del sistema carcelario.





PARA IR AL INDICE DEL BLOG  Hacer ClickINDICE GENERAL
VER ULTIMOS 7 MENSAJES DEL BLOG  Hacer ClickDE TODO UN POCO 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMPARTIR

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...